La polémica referente al cuestionado contrato de suministro de energía de Panamá NG Power surge porque el mismo fue vendido a InterEnergy Group, sin hacer modificaciones que se adapten a la realidad del país, para que no afecte el precio de la energía que tendrán que pagar los usuarios.

Por otro lado,  esta nueva empresa involucrada, parase no importarle que este contrato está rodeado de casos de corrupción, como también de diversas irregularidades que ponen en duda su legalidad y transparencias, ya que para su adjudicación se cometieron actos ilegales que aún están sin resolver.

Cuestionado contrato de suministro de energía vulnerabilidades leyes panameñas

Documento de ETESA pone en evidencia al cuestionado contrato de suministro de energía

Mediante Resolución AN No. 16965-Elec de 7 de julio de 2021 fue aprobado el Documento de Licitación presentado por la Empresa de Transmisión Eléctrica, SA (ETESA), correspondiente al Acto de Concurrencia LPI No. ETESA 01-21, el cual muestra que existen diferencias de cuando NG Power se adjudicó el contrato a la actualidad.

El sector eléctrico ha cambiado radicalmente en el tiempo transcurrido, dado que existe un mayor margen entre la demanda y la potencia firme del parque existente. En aquel entonces la capacidad instalada era de 1.64 veces superior a la demanda máxima, mientras que ahora es de 1.92.

Esto otra acción ilegal al seguir desarrollando un contrato que viola las leyes panameñas, porque se permitió que prevaleciera el contrato más caro, lo que generará un sustancial aumento de la tarifa eléctrica que pagarán los consumidores.

InterEnery Group adquirió acciones de un contrato con el precio más caro

En el período de enero-junio 2021, el precio monómico (combinación de los cargos de potencia y energía) de generación de energía incorporada en las tarifas es de $ 0.1129 por kilovatio hora (kWh), el cual es menor que el monómico resultante de este contrato de NG Power, $ 0.1170 / kWh, ya indexado con el precio del gas natural.

Si el contrato de NG Power por los 550 MW acordados llega a concretarse con el precio por el cual fue licitado (0.1170 US $ / kWh), los clientes pagarán las consecuencias al tener que cancelar más por el servicio eléctrico, ya que el valor con el que se calculan las tarifas aumentaría en promedio debido a la entrada de energía a ese precio, comparado al precio promedio que se paga hoy (0.1129 US $ / kWh).

Lo anteriormente expuesto quiere decir que cada centavo en costo del kWh del contrato, representaría más de $ 33 millones de facturación anual a los consumidores finales.

Existen intereses particulares por encima del bienestar ciudadano

InterEnergy con esta transacción afecta los intereses de los ciudadanos, pues claramente se nota que existen intereses particulares por encima del bienestar ciudadano.

En el 2013 Panamá NG Power expuso un contrato de 11.8 centavos el más caro de todos, para demostrar este punto se muestra como ejemplo otros contratos como el de Gas Natural Atlántico 10.5 centavos y para Martano de 8.3 centavos, esta situación repercutirá en la economía y trae como consecuencia sobrecostos al país.

En aquel momento se licitó el mayor bloque de energía (550 MW) que se haya licitado a la fecha, para un periodo de 20 años que no se ha dado en ningún otro acto con Panamá NG Power como único Proponente que se comprometió a entregar el suministro requerido en el periodo de 1 de marzo de 2017 al 29 de febrero de 2036. 

Condiciones deben ajustarse a la actualidad del mercado energético

InterEnery Group compro a NG Power las acciones de este cuestionado contrato, situación que afectará directamente a los usuarios del servicio y al mismo Estado, porque limitará la inversión para otros requerimientos, ya que a este contrato de suministro de energía no se le han realizado los cambios pertinentes que se adapten a la realidad energética de Panamá,

Por esta razón, las autoridades competentes deben mediar entre las empresas negociadoras de esta cesión para que se dé una modificación en el precio y balance económico del sistema al momento de enmendar los contratos para que se ajuste a las características del mercado actual, que son muy diferentes a las que existían al momento de realizar la licitación.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *